Directorio Webs

 

Tenemos una cita secreta en un restaurante. Cada uno va a ir con su pareja con la excusa de que nos lo han recomendado. Cuando llegamos vosotros ya estáis. Nos sentamos en una mesa no muy alejada de la vuestra, yo frente a ti. Nuestras miradas se cruzan repetidamente con ardor. Estoy deseando follarte y supongo que tú también a mí.

En un momento te levantas y te diriges al baño. Yo voy tras de ti. Te cojo de la mano y te meto en una cabina del baño de señoras. Te empujo contra la pared y te beso locamente.

Tu correspondes a mis besos apasionadamente. Tu mano se aventura bajo mi falda, tocas mi braguita totalmente mojada y la arrancas de un tirón. Mientras ya has sacado la polla del pantalón totalmente enhiesta y me embistes contra la pared.

Tu polla entra sin resistencia en mi rajita totalmente húmeda. Mmmm me encanta como la aprisionas con las paredes de mi flor. Te mueves ferozmente dentro de mi hasta arrancarme suspiros de placer.

-Quiero que te corras dentro de mí, quiero sentirme inundada por tu leche. ¡Mójame por dentro! – te susurro al oído.

Estas palabras hacen un efecto casi inmediato en tí y explotas en ríos de lava caliente en mis rincones más íntimos. Nos separamos rápidamente, arreglándonos ante el espejo, mientras nuestras miradas cómplices sonríen.

Salimos separadamente del baño y nos dirigimos cada uno a nuestra mesa, como si nada. Desde allí puedes todavía ver el rubor en mis mejillas. Tu semen borbotea en mi vagina totalmente llena de tí y mientras te llevas los dedos a la nariz.